HomeEconomíaPrecios Cuidados: más galletitas y cervezas que frutas

Precios Cuidados: más galletitas y cervezas que frutas

Con algunos productos, los más caros, casi intactos en las góndolas, y por el contrario, grandes vacíos entre los más accesibles, la nueva versión de Precios Cuidados atravesó sus primeras horas de vigencia en los súper de Mendoza. La poca disponibilidad de mercadería, que por ende se acaba rápidamente, ha sido  uno de los denominadores comunes entre miércoles y jueves, junto al cumplimiento parcial del acuerdo, esto es, con una parte de los artículos sin los precios pactados.

Son las conclusiones de una recorrida de Sitio Andino por algunas cadenas adheridas al programa, que en general, permitió comprobar que a 48 horas de lanzarse varias sucursales aún no exponen el listado de los 310 artículos de Precios Cuidados. Además de una insuficiente identificación en las góndolas de los mismos, que en ciertos casos siguen vendiéndose al valor regular y no el acordado.

Otro tema son los faltantes de mercadería. En uno de los VEA más concurridos del Gran Mendoza no pocos se sorprendían con faltantes entre los productos de limpieza como lavavajillas Zorro Ultra Limón por  300 cc, publicado a $58, que obligaba a llevarse la opción de 500 ml ($87, no incluída en PC), o directamente una segunda marca  (Magic) por $78. Ídem para la lavandina de 1 litro Ayudín.

Por el contrario, los artículos más cotizados se exponen en su lugar pero con baja rotación por ahora. Es lo que pasa con los cafés La Morenita ($432 por kilo) y Bonafide ($252).

«Nos entregaron algunas cajas nomás, las pusimos en la góndola y se acabaron. Ahora hay que esperar hasta el viernes a reponer, porque el camión viene un par de veces por semana», admitió un repositor de la sucursal del grupo chileno Cencosud, una de las pocas que, sin embargo, sí recibe a sus clientes con su listado en la entrada del local.

Por el contrario, Carrefour, pese a ser una de las cadenas firmantes, viene más rezagada con su implementación en Mendoza, con escasa identificación, una lista incompleta y productos más caros. La única explicación ensayada en una sucursal céntrica es «aún no está listo, y dependemos del stock disponible de mercadería».

Allí la mencionada marca de detergente se expende a $70, un 20% más caro, en tanto que el  litro de lavandina aparece a $43,60 ( 9% ). El jabón líquido para lavarropas tiene presencia dispar, con faltante de la marca Zorro y disponibilidad de Ala.

Dispersión

Del lado de los comestibles, al menos hasta el jueves no se encontraba ninguna de los 4 aceites «acordados»; en su lugar, sólo Cañuelas, cuyo envase de 900 cc cuesta $80, contra los $75 del resto. Tampoco el papel higiénico Campanita y algunos yogur bebibles.

Sí están en su lugar tanto las harinas Morixe como los fideos Canale (ambos a $34,82) aunque sin ningún cartel afín. Lo que ninguna cadena parece dispuesta a resignar son los «tanques»: pasa con la clásica Coca Cola, que en la góndola se ajusta a rajatabla a los $100 previstos.

La leche UAT Apóstoles, que a $47,48 está casi $5,50 por arriba de la competencia, o el arroz Gallo, lo cual expone, a partir de la nómina publicada, en qué medida cada firma le da su propia impronta comercial. Para muestra vale un botón: mientras un mismo tipo de yogur con cereales marca Milkaut se puede encontrar en un VEA a $52,20, en Carrefour cuesta $48,78.

Como contrapartida a esa «foto» irregular de Precios Cuidados, la cadena de capitales franceses impulsa sus propias acciones: Promo Garantizada promete «llevarte a tu casa el producto si no tenemos stock». Y mantiene el clásico descuento por la compra de 2 unidades.

La oferta de Coto ratifica el arranque a medias del programa a nivel local. «Fíjese sector por sector. No queda otra», se excusa un encargado acerca de qué se puede hallar y qué no en el amplio salón.

Aunque algunas marcas están al valor pactado (pan lactal, galletitas, aceite, café) y otras pemanecen ausentes, rápidamente saltan diferencias de precios de entre 6% y 11% inclusive, más patentes en los rubros de limpieza.

Por otra parte, se repite la situación con los lácteos: a falta de algunas marcas, quedan las más caras. Como ejemplo, la línea Milkaut está a mano, pero obliga a pagar hasta $10 más de lo indicado. El contrapeso son las promos que ofrecen un 80% menos con la segunda unidad de ciertos artículos.

«Esto es un lío, hacen lo que quieren. Es lo mismo de siempre con los acuerdos de precios», se quejaba José, en un resumen del desconcierto.

Post Tags